Bienvenidos a mi blog:

Este blog personal es solo eso: personal. No pretendo nada más que escribir sobre libros, autores y mis pensamientos literarios y poéticos y también sobre mis canciones favoritas. También en las páginas de Mi Arte y Recuerdos explico, con fotos, algo más de mí. En la página de Visitas España al blog pongo las banderas de las provincias españolas que me han visitado y una breve historia sobre la capital de cada provincia. De igual forma hago en la página Visitas países al blog, con la bandera del país y una breve historia sobre el mismo. Yo disfruto al máximo al escribir este blog y espero y deseo que los que entren y lo lean hagan lo mismo.

domingo, 10 de julio de 2016

Pastorela




Los trovadores, sobre todo provenzales, eran expertos en cantar las pastorelas

LA BELLA DANIELA


I

                        Por los campos de Priego
                        Vigilante, iba un caballero andante
                        Divisó a lo lejos a un labriego
                        Acercóse a él intimidante
                        Y presentóse: -Me llamo Diego
                        Caballero andante soy y en amores lego
                        Buscando voy a una pastorcilla elegante
                        De hermosos ojos negros, de mirada desafiante,
                        Para pedirle sus favores, hacerla mi amante,
                        Por su amor castellano estoy ciego
                        Por su amor suspiro y a Dios mismo niego.

                        II

                        Esperaba el caballero respuesta ansiada
                        Muchos eran ya los días de búsqueda negada
                        -Don Caballero: solo conozco una así de encantadora
                        La llaman Bella Daniela porque es muy agraciada
                        Pretendida por príncipes y reyes para ser adorada
                        Y a todos rechaza la linda pastora
                        -Lo sé; su fama llega desde Salamanca hasta Zamora
                        Pero mi cortejo a mi alma decora

          -P
or estos prados pastorea siempre encantada
Recitando en cantares la misma balada
                        Se la oye mucho al alba a la bella candora.

                        III

                        Siguió camino el caballero y no tardó en divisarla
                        Allí estaba sentada en la verde pradera
                        Su pelo meciéndose al viento y su cara rozarla
                        Bella era sin duda y su amor ojalá consiguiera
                        Habló despacio porque no quería asustarla
                        -Mi preciosa pastorcilla, me alegro de encontrarla
                        Largos días y noches a vos persiguiera
                        Su amor, Bella Daniela, a mi corazón sufriera
                        Me llenaría de gozo que me correspondiera
                        Yo la recompensaría en, de verdad, amarla
                        Déjeme, mi joven pastora, su amor conquistarla.

                        IV

                        -Caballero, disfrutar sin querer no me gusta
                        Mil engaños he padecido
                        De gentes crueles e indignas
                        Mi corazón ahora está dormido
                        -Mi juramento y esperanzas son dignas
                        De verdadero infante herido
                        Que entregara su vida injusta
                        -Valiente es y muy atrevido
                        Y mérito es el que hasta aquí llegue sin fusta
                        -¿Entonces desea mi amor hundido?
                        ¿Se aviene a quererme sin olvido?

                        V

                        -El amor no es amor si es forzado
                        Caballero andante de tierras heredado
                        Agradezco su valentía y su gallardía
                        Pero sin respuesta dese por informado
                        Que el ganado sigue apacentado
                        -Moza, no podéis romperme el alma. No seáis cría
                        Os amo profundamente. Os amo en demasía
                        Soy adinerado y en amores quiero maestría
                        -El amor no se compra, caballero desafortunado,
                        Su felicidad no será plena, será desdichado,
                        Siga su senda; para vos yo soy baldía.

VI

-Tengo tierras, palacios. Tengo lacayos y escuderos
No se resista, pastorcilla, aprenderá a amarme

-S
oy feliz en mi pobreza y mis ronceros
Su riqueza no conseguirá enamorarme
Caballero; prefiero la soledad a sus dineros
-No quiero su enfado. A tiempo sé retirarme
Nadie ahora podrá consolarme
Me ha ocurrido esto por ilusionarme
-Yo no le pedí ni sus ganas ni sus amores romanceros
Gracias por su caballerosidad pero tome otros derroteros
Y que sea el destino quien decida prendarme

VII

-He recorrido leguas para verla
He intentado su amor prenderla
Por bueno doy el esfuerzo emprendido
Admirar su belleza, moza mía, ha merecido…
Más la pena que poseer la más apreciada perla

VIII

-No insisto más –siguió- he logrado entenderla
Mi frustración ya no es por no poseerla
Si no porque su amor es puro y no escogido
-Convencida estoy de que no todo está rendido
La esperanza siempre hay que tenerla

IX

Don Diego, el caballero andante, su camino ha seguido
La Bella Daniela, la pastorcilla, ha sonreído
Su ceguera, una vez más, no conseguían comprenderla.



Autor: Claudio Sanz, extraída de su libro "Doña Enriqueta"






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada