Bienvenidos a mi blog:

Este blog personal es solo eso: personal. No pretendo nada más que escribir sobre libros, autores y mis pensamientos literarios y poéticos y también sobre mis canciones favoritas. También en las páginas de Mi Arte y Recuerdos explico, con fotos, algo más de mí. En la página de Visitas España al blog pongo las banderas de las provincias españolas que me han visitado y una breve historia sobre la capital de cada provincia. De igual forma hago en la página Visitas países al blog, con la bandera del país y una breve historia sobre el mismo. Yo disfruto al máximo al escribir este blog y espero y deseo que los que entren y lo lean hagan lo mismo.

Visitas España blog

Provincias españolas que han visitado el blog

(Banderas de la provincia y breve historia de la capital que conforman cada una)


Aparte de la literatura, la música y el cine, como aficiones principales, siempre me ha gustado la historia y la geografía. De ésta última el tema de banderas y sus escudos de países o ciudades españolas, en concreto, es lo que más me gusta, tal vez porque en ellas mismas representa parte de la historia del país o provincia a la que pertenecen. En esta entrada he aprovechado, al igual que la de países que han visitado el blog, para poner la bandera de cada provincia que me ha visitado y así poder escribir parte de la historia de su capital y como pequeño homenaje en agradecimiento a los visitantes que han visitado, este, mi humilde blog.



ÁLAVA/ARABA



Bandera de Arava/Álava
Bandera de la provincia de Álava

HISTORIA DE LA CAPITAL

La capital de Álava es Vitoria (Gasteiz en euskera. Su nombre oficial es Vitoria-Gasteiz). Enclavada en un cruce de caminos ha sido, a lo largo de la historia, un importante punto estratégico tanto militarmente como comercialmente. Tras la crisis del Imperio romano llegan a la zona donde se asienta Vitoria varias tribus del norte de Europa. Visigodos al sur y los francos al norte. Aunque tradicionalmente se ha afirmado que la ciudad denominada Victoriacum (fundada por el rey visigodo Leovigildo en el 581) corresponde a Vitoria. Aunque algunos historiadores lo ponen en duda. Sea como fuere la actual Vitoria la funda el rey Sancho VI de Navarra en el año 1181 y le da el nombre de "Nueva Victoria". Hasta entonces era una villa amurallada en defensa del reino de Navarra. Gasteiz es la aldea donde se ubicaba en la colina. 

Escudo de la provincia de Arava/Álava
Escudo
de la provincia de Álava
En 1199 Alfonso VIII pone cerco a Vitoria en ausencia de Sancho VII el Fuerte. La ciudad capitula un año más tarde (1200) y pasa a formar parte del reino de Castilla. El propio rey castellano la dotó de su primer ensanche gótico en la ladera oeste. Alfonso X el Sabio la extendió en 1256. Enrique III, en 1339, concede a la ciudad dos ferias francas. Fue muy importante su judería, antes de la expulsión de los hebreos ordenada por los Reyes Católicos. En 1431 el rey Juan II de Castilla le otorga el título de ciudad. En 1466 Enrique IV de Castilla le concedió el título de leal y en 1470 Fernando el Católico la nombra muy leal. En 1483 se aprobaron las Ordenanzas por las que se reguló Vitoria durante unos 300 años. La reina Isabel de Castilla jura ante las puertas de la ciudad sus privilegios. Es en 1492 cuando expulsan a los judíos de la ciudad, los cuales, hacen entrega de su cementerio, el campo de Judizmendi.

En el siglo XVI, en 1522 concretamente, llegó a Vitoria la noticia de que Adriano de Utrecht, que se encontraba en la ciudad, había sido elegido Papa trece días antes. El que fuera futuro Adriano VI se encontraba en la ciudad preparando la defensa de Navarra ante la invasión francesa. Durante la guerra del Rosellón (1793-1795) contra los revolucionarios franceses, Vitoria, así como gran parte del País Vasco, fue ocupada por las tropas galas. Esta ocupación concluyó con la Paz de Basilea que puso fin al conflicto. En 1813 los ejércitos de Napoleón fueron derrotados en la Batalla de Vitoria por las tropas del Duque de Wellington junto a las del alavés General Álava. Ya entrados en el siglo XX destacar que en 1905 se crea la Liga Foral para la defensa del régimen de conciertos. A partir de la década de los años 50 la ciudad sufre una gran transformación gracias a la industria. En 1980 Vitoria-Gasteiz es elegida capital de Euskadi por el Parlamento Vasco. La provincia (Álava) tiene 323.000 habitantes (2012) y su capital, Vitoria-Gasteiz, 242.000.

Bandera Provincial
Álava/Araba
Bandera de la Capital
Vitoria-Gasteiz
Bandera Autonómica
País Vasco



ALBACETE

 
Bandera de la provincia de Albacete


HISTORIA DE LA CAPITAL (en construcción)


Bandera Provincial
Albacete
Bandera de la Capital
Albacete
Bandera Autonómica
Castilla-La Mancha



ALICANTE

Bandera de la provincia de Alicante


HISTORIA DE LA CAPITAL

Sus primeros asentamientos fueron en las laderas del monte Benacantil en el siglo III a.C., con muy buenas condiciones por su cercanía al mar y su altitud para su seguridad y fueron poblados íberos. Otro foco estuvo en la zona de Benalúa donde hubo una ciudad romana llamada Lucentum, que es el antecedente de urbe del Alicante de hoy día.

Escudo de la provincia de Alicante
Escudo de la
provincia de Alicante
Con la llegada de los musulmanes se empezó a conformar la ciudad. Alfonso X el Sabio la conquistó en 1246 para la corona de Castilla. Fue en 1308 cuando Jaime I la incorporó a la corona del Reino de Valencia. En 1490 Fernando el Católico le otorgó el título de Ciudad. Un siglo después era el puerto natural de Castilla, lo que propició un comercio marítimo muy activo y la ciudad sufrió un aumento demográfico y económico importante.

En 1691, durante el reinado de Carlos II, la armada francesa la bombardeó durante siete días consecutivos. Sin apenas recuperarse Alicante se vio inmersa en la guerra de Sucesión. Tomó el bando de los borbones y sufrió las voladuras del castillo de Santa Bárbara a manos de los ingleses. Durante la guerra de la Independencia fue capital del Reino al estar ocupada Valencia por el mariscal Suchet. En el siglo XVIII Alicante comienza a recuperarse tras los abatares de las guerras pero fue en el siglo XIX cuando la ciudad empieza su despegue. Llega el ferrocarril en 1858 con lo que la comunciación con el resto de la península aumentó considerablemente. Hoy día la provincia de Alicante tiene una población de 1.935.000 habitantes (2011). La capital de la provincia tiene el mismo nombre con 335.000 habitantes y pertenece a la comunidad valenciana, junto a Castellón y Valencia.


Bandera Provincial
Alicante
Bandera de la Capital
Alicante
Bandera Autonómica
Comunidad Valenciana



ALMERÍA



Bandera de Almería
Bandera de la provincia de Almería

HISTORIA DE LA CAPITAL

Ya en el neolítico se tiene constancia de presencia  humana en el sureste de la península. La comarca de los Vélez conserva arte rupestres declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En la edad del Metal se asienta la primera ciudad de la que se tiene noticia en el poblado de los Millares. Entre el 1700 y 1400 a. de C., durante la Edad de Bronce, se desarrola en el levante almeriense la cultura de El Argar, situada en el bajo Almanzora. Los fenicios estuvieron presentes en la provincia manteniendo contacto con los griegos y se convirtieron en cartaginenses al extenderse la civilización púnica por todo el sureste español. Roma pone fin a la presencia cartaginense llegando nuevos colonizadores. 

Escudo de la provincia de Almería
Escudo de la
provincia de Almería
Tras los romanos, vinieron los vándalos, visigodos y bizantinos. Pero el la civilización islámica, tras ocho siglos de dominación, la que ejerció mayor influencia. En el año 955, Abderramán III, ordena la construcción de la Alcazaba (segunda fortaleza musulmana en extensión tras La Alhambra). Es el nacimiento oficial de Almería, que hasta ese momento había sido al-Mariya Bayyana. La nueva población se convertirá en el principal puerto del califato de Córdoba y desarrolló un importante comercio con el Mediterráneo Oriental y el norte de África. La desintegración del Califato da paso al reino de taifas con Jairán como primer rey. Su máximo esplendor llegaría con Almotacín, el rey poeta. La prosperidad, corría el siglo XI, venía de la exportación de la seda. La invasión almorávide pone fin a la taifa almeriense. El emperador Alfonso VII conquista la ciudad en 1147 pero su dominio duró diez años volviendo la ciudad a manos de los almohades. En el siglo XIII pasa a formar parte del reino nazarí de Granada hasta la toma de los Reyes Católicos en 1849. En 1568 estalló la guerra de Las Alpujarras. En ella, encabezados por Abén Humeya, los moriscos se sublevaron por el dominio cristiano. Felipe II mandó a su hermanastro, Juan de Austria, a aplastar la rebelión cosa que consiguió derrotándolos y diseminándolos por otras regiones de España hasta la expulsión definitiva bajo el reinado de Felipe III.

Almería empieza a modernizarse en el siglo XIX gracias a la minería y el cultivo de la uva. Durante las primeras décadas muchos almeriense emigraron a Argelia y a América. La guerra civil dejó profundas heridas con el episodio más dramático que fue el bombardeo de la ciudad por parte de la marina alemana. Durante los años de posguerra la emigración fue mayoritaria provocando una auténtica sangría en la población de la provincia. En los años sesenta hay un nuevo período de prosperidad gracias a la agricultura. En los últimos tiempos, Almería, ha pasado a ser tierra para miles de inmigrantes del norte de África y del este de Europa. La población actual de la provincia es  de 705.000 habitantes (2012) teniendo su capital el mismo nombre que la provincia con una población de 192.000 personas.


Bandera Provincial
Almería
Bandera de la Capital
Almería
Bandera Autonómica
Andalucía




ASTURIAS


Bandera
Bandera de la provincia de Asturias


HISTORIA DE LA CAPITAL

Asturias ya fue ocupada por humanos hace 100.000 años en el Paleolítico Inferior. Existen pinturas rupestres que datan de hace 30.000 años. Sin contar los astures, por aquí han pasado pueblos como los tartesios, íberos, vascones, celtas, romanos, suevos, vándalos, alanos, visigodos, árabes, bereberes, etc... Sobre el año 200 a. de C. persiguiendo a los cartaginenses llegaron los romanos. En el 218 a. de C., Anibal ocupa Sagunto (guerra púnica). Derrotada Cartago Roma conquista España y permanece en ella seis siglos. 

Escudo del Principado de Asturias
Escudo del
Principado de Asturias
Durante la dominación musulmana, iniciada en el 711, los territorios del norte permanecen sin conquistar. En el 718, se produce en Asturias una revuelta, que al mando de Pelayo, consigue que éste sea nombrado Rey de Asturias por sus seguidores. En el 722 tiene lugar la Batalla de Covadonga, donde Pelayo vence y funda el reino de Asturias. Desde ese momento y hasta 1492 la península ibérica estará dividida en una parte musulmana (Al-Andalus) y otra cristina. Fallecido Pelayo en 737, le sucedió su hijo Favila que murió devorado por un oso. Le sucedió Alfonso I y a éste Alfonso II, el cual comienza la guerra hacia el sur, la conocida Reconquista.La capital actualmente de Asturias es Oviedo y como toda ciudad tuvo un prinicipio. En el siglo VIII un presbítero llamado Máximo llega a la colina Ovetus, en compañía de sus servidores y elige como retiro un lugar solitario lleno de maleza y sin dueño. Junto a su tío, el abad Fromestano, y tras haber allanado el terreno, procede a la construcción de un convento en  honor a San Vicente, a partir del cual nace la ciudad de Oviedo el 25 de noviembre de 761. En 1145 el rey Alfonso VII concede a la ciudad la calidad de Fuero.

Asturias abarcaba León, Galicia y Santander siendo su capital Astúrica Augusta (Astorga). Alfonso III "El Magno" para evitar la guerra civil, se retiró a Zamora, donde murió en el 910, dividiendo el Reino entre sus tres hijos. García se quedó León, Castilla y el condado de Álava, fundando el reino de León. Ordoño se quedó Galicia y Portugal y Fruela se quedó Asturias. Después Castilla se independizó de León y Portugal de Galicia. Bajo el reinado de Fernando III los reinos de Asturias, Galicia y Castilla quedaban de nuevo unidos, esta vez de forma definitiva. En 1388 con el matrimonio entre el primogénito de Juan I de Castilla, Enrique, y  Catalina de Lancaster, el rey otroga a su heredero el título de Príncipe de Asturias, institución que llega  hasta nuestro días. Es entonces cuando Oviedo se convierte en la capital del Principado. El heredero al trono es el Príncipe de Asturias.

Asturias, a pesar de su aislamiento natural debido a su orografía va aumentando de población por sus riquezas mineras pero en octubre de 1934 se produce una revolución protagonizada por los mineros de la Cuenca Asturiana, descontentos con sus miserables condiciones de vida, que dejan gran parte de la ciudad de Oviedo asolada. Hoy día toda la ciudad ha sufrido un cambio con remodelaciones de plazas, parques, edificios que empezó en 1992. El Principado de Asturias  tiene actualmente (2011) una población de 1.082.000. Su capital, Oviedo, tiene 226.000 (2012).


Bandera Provincial
Asturias
Bandera de la Capital
Oviedo
Bandera Autonómica
Principado de Asturias




ÁVILA


Bandera de la provincia de Ávila



Bandera Provincial
Ávila
Bandera de la Capital
Ávila
Bandera Autonómica
Castilla y León

BADAJOZ


Bandera de la provincia de Badajoz
Bandera de la provincia de Badajoz


HISTORIA DE LA CAPITAL

En la Alcazaba hay vestigios de asentamientos humanos desde la Edad de Bronce. Hay restos también de la época romana y visigoda pero no hay documentación acerca de la ciudad de Badajoz hasta el el siglo IX. Badajoz fue fundada en el 875 por el caudillo musulmán, Ibn Marwan. Éste era un rebelde muladí que hizo frente al imperio omeya. Tras enfrentarse al emir cordobés en Alange, llega a un trato con él y Ibn Marwan se asienta en el Cerro de la Muela, la actual alcazaba, y funda la ciudad ya que podía gobernar de forma independiente.

Escudo de la provincia de Badajoz
Escudo de la
provincia de Badajoz
La ciudad estuvo gobernada de forma independiente hasta el 930 donde pasó de nuevo al dominio del Califato de Córdoba convirtiéndose en una ciudad muy próspera y la más importante de las fundadas por los hispano-árabes. Tras la desaparición del Califato, Badajoz pasó a ser una de las taifas más grandes de la península; la Taifa de Badajoz. Durante este período la ciudad llega a los 25.000 habitantes y se construyó la Torre de Espantaperros (1169), de origen almohade y planta octognal que sirvió como modelo para construir la Torre del Oro de Sevilla.

Cerca de Badajoz se produjo la batalla de Sagrajas, en 1086, donde los reinos cristianos fueron derrotados y puso fin a las Taifas y al avance de la reconquista cristiana. Fue una batalla especialmente cruel y sangrienta. Es en 1230 cuando la ciudad es conquistada por Alfonso IX, rey de León. Tras la Batalla de Aljubarrota en 1385 y la derrota de los ejércitos castellanos de Juan I de Castilla el condestable portugués de Juan I de Portugal, Nuno Álvares Pereira, invadió tierras extremeñas persiguiendo a los castellanos y volviéndolos a derrotar. A la muerte de Juan I de Castilla, su sucesor, Enrique III de Castilla, firma la paz con el rey portugués pero los lusos rompen esta tregua  y toman Badajoz. En respuesta, el rey castellano ataca Portugal por mar y tierra y conquistan la ciudad de Miranda de Duero. La paz definitiva  entre los dos países llegaría en 1411 con el tratado de Ayllón en Segovia.

En 1524 se celebró en Badajoz y en Elvas la Junta de Badajoz-Elvas, un congreso entre los reyes de España y Portugal para dilucidar a quien pertenecían las Molucas pero no llegaron a ningún acuerdo. En 1580 partió de Badajoz Felipe II para anexionarse Portugal, tiempo durante el cual la corte se trasladó a la ciudad, muriendo ahí la reina Ana de Austria por enfermedad. Hasta 1640 la ausencia de guerras hace que Badajoz resurja económicamente. Durante la guerra de Independencia Española (1808-1814) la ciudad extremeña sufrió varios asedios por parte de los franceses y de tropas aliadas en contra de estos. El último asedio lo produjo tropas inglesas pertenecientes a los aliados recuperando la ciudad de los franceses pero al considerar que los habitantes de ella habían colaborado con las tropas galas se dedicaron al saqueo y pillaje.

Durante la Guerra Civil Española Badajoz fue tomada por tropas franquistas tras la Batalla de Badajoz sufriendo una importante represión con matanzas indiscriminadas en lo que se ha llamado la Masacre de Badajoz. Dichas matanzas se realizaron, sobre todo, en la antigua plaza de toros, hoy Palacio de Congresos, donde fueron ejecutadas 4.000 personas, incluido su alcalde.

En la actualidad Badajoz es la ciudad más grande de Extremadura con 153.000 habitantes. La provincia tiene 690.000.



BARCELONA


Bandera de la provincia de Barcelona
Bandera de la provincia de Barcelona

HISTORIA DE LA CAPITAL

Las primeras poblaciones fueron los Layetanos, tribus ibéricas, en el siglo III a. de C. Pero la fundación, propiamente dicha de la ciudad de Barcelona fue en los últimos años del siglo I a. de C. Le pusieron el nombre de Iulia Augusta Paterna Faentia Barcino. Se alzaba sobre un montículo llamado Mons Taber. El rey visigodo Ataúlfo, en el año 415, hizo a Barcelona, por primera vez, capital de un estado soberano. En el 716 los musulmanes ocupan la ciudad prolongándose su dominio hasta el 801 en que la reconquistó Ludovico Pío, hijo de Carlomagno, aunque la ciudad sufrió diversos ataques islámicos, uno de los cuales fue por parte del caudillo Almanzor en 985. Con Wifredo el Velloso se inicia la dinastía condal de Barcelona. Gifré (Wifredo en catalán) es el  protagonista de la leyenda que da origen de la bandera o "senyera" cuatribarrada. La unión de la dinastía de los condes de Barcelona con los reyes de Aragón dio a la ciudad un gran impulso.

Escudo de la provincia de Barcelona
Escudo de la
provincia de Barcelona
  Jaime I, a mediados del siglo XIII, creó el Consejo de Ciento como organismo de gobierno de la ciudad. Conquistó y anexionó a Mallorca y Valencia. La muerte sin descendencia del rey de Aragón, Martín el Humano, en 1412, trajo consigo la instauración de la monarquía de la Casa Castellana de los Antequera. Con la unión de los reinos de Castilla y Aragón con la boda de Fernando e Isabel y la llegada de la casa de Austria, Cataluña pasa a ser gobernada por virreyes. El  conde-duque de Olivares, de la corte de Felipe V, intenta realizar la integración y unificación de Cataluña y esto da lugar a la guerra de Los Segadores.. Los pactos de la Generalitat con el gobierno de Felipe V mantuvieron la autonomía catalana durante medio siglo, pero cuando en 1700, murió Carlos II sin descendencia fue designado como sucesor el nieto de Luis XIV, Felipe de Anjou, Cataluña se puso al lado del archiduque Carlos de Austria en la Guerra de Sucesión. En esta guerra Barcelona cayó en poder de las tropas de Felipe V, el 11 de septiembre de 1714, después de un asedio de trece meses. El rey suprimió el Consejo de Ciento e impuso a Cataluña el Decreto de Nueva Planta, por el que se prohibía el uso de la lengua catalana.

Bajo los Borbones Cataluña experimentó un gran auge económico y cultural. A finales del siglo XVIII, Barcelona, había superado los 100.000  habitantes. La revolución industrial del siglo XIX consolidaron su expansión con el derribo de las murallas y la puesta en marcha del plan urbanístico del Ensanche. En 1848 se inauguró el primer ferrocarril, la linea Barcelona-Mataró, de España. En pocos años se duplicó su población, y pasó de de 250.000 habitantes en 1877 a medio millón en 1900. Y de este medio millón al millón de personas en 1929. En toda esta época experimentó un gran auge obrero, que convirtió a Barcelona en una de las ciudades paradigmas de la revolución proletaria. Las reivindicaciones nacionalistas culminaron en la creación de la Mancomunidad de Cataluña en 1914 y en el estatuto de Autonomía en 1932. La provincia de Barcelona tiene actualmente 5.530.000 habitantes, y su capital, Barcelona, 1.615.000 (2011). Su área metropolitana cuenta con algo más de 5.000.000 de habitantes.



BURGOS


Bandera de la provincia de Burgos
Bandera de la provincia de Burgos


HISTORIA DE LA CAPITAL

Hay vestigios de asentamientos humanos en lo que hoy es la ciudad de Burgos desde al menos 100.000 años. El yacimiento de Atapuerca es la cuna de los primeros europeos donde se han encontrado huesos con más de 800.000 años de antigüedad. Por la zona también hubo asentamientos prerromanos de hace, al menos, 4.500 años y de la primera Edad de Hierro, hace unos 3.000 años.

Escudo de la provincia de Burgos
Escudo de la
provincia de Burgos
Según crónicas árabes hubo una población saqueada en el año 860 llamada Burchia, la cual corresponde a la actual Burgos. En el 884, Alfonso III, intentando parar el avance musulmán , hizo levantar una fortificación en un cerro en el margen derecho del río Arlanzón. En el 931, Fernán González, reúne el gobierno de los condados de Burgos, Lara, Lantarón, Cerezo y Álava, dejando a Burgos como capital del condado de Castilla. Es en el 1038 cuando Fernando I fue coronado rey de León, formando el reino de Castilla siendo designada la ciudad de Burgos como capital del nuevo reino.En 1071, Sancho II, apresa y encierra en Burgos a su hermano García para arrebatarle el reino de Galicia. Al año siguiente, Alfonso VI de León y Castilla, tras morir su hermano, cedió el palacio de Burgos para la construcción de la catedral de Santa María. En el año 1080 declaró oficialmente la abolición de la liturgia hispánica por la romana. Tras conquistar Toledo en 1085, Burgos perdía su condición de capitalidad en favor de ésta. Ciudades como Bilbao y otras del Nuevo Mundo son fundadas desde Burgos. En el caso de Bilbao fue confirmada por el rey Fernando IV de Castilla en 1301.Fue el siglo XVI el siglo de la plenitud económica y social de Burgos. Surge un considerable aumento hacia el comercio aprovechando sus ventajas geográficas.

En 1515, el duque de Alba, incorporó Navarra al reino de Castilla. Hacia finales del XVI es cuando la ciudad experimenta un período de decadencia motivado, sobre todo, por la guerra de Flandes, el descubrimiento de América y el traslado a Madrid como capital del reino, las enfermedades, como la peste, la cual diezmó considerablemente a la población. Se dejaron de construir vías de comunicación y las que habían fueron decayendo y abandonadas. Este estado de desolación permaneció hasta finales del siglo XVIII. Es el Despotismo Ilustrado el que hace resurgir a la ciudad política y socialmente. Poco a poco surgen edificios nuevos, hospitales, la Facultad de Medicina y la Academia de Bellas Artes y Oficios. Se construyeron nuevos puentes y caminos para la comunicación de la ciudad. 

Durante la guerra civil española Burgos fue sede de la Junta de Defensa Nacional formándose el primer gobierno franquista de España. En 1939 se trasladó el gobierno a Madrid. Burgos es una gran ciudad,  históricamente hablando, llena de historia y sede durante muchos siglos, de reyes y sus gobiernos reales. Actualmente la ciudad de Burgos tiene una población de 180.000 (2012) y pertenece a la autonomía de Castilla y León. La provincia de Burgos tiene 370.000 habitantes actualmente. 



CÁCERES


Bandera de la provincia de Cáceres
Bandera de la provincia de Cáceres


HISTORIA DE LA CAPITAL


Los primeros vestigios de presencia humana en la provincia de Cáceres se remontan a un millón de años donde en diversas cuevas, como la de El Conejar o la Cueva de Santa Ana, se han encontrado restos de manos humanas o cráneos de la época del todo Paleolítico y del Neolítico.Estas cuevas  también fueron ocupadas  durante la Edad de Bronce. Pero es durante el siglo I d. C. cuando los romanos se asentaron de forma permanente en campamentos como Castra Cecilia o Castra  Servilia junto a la importante vía de comunicaciones que más tarde se llamaría Vía de la Plata. Son los primeros asentamientos que darían más tarde lugar a la ciudad de Cáceres.

En el siglo V d. C. los visigodos arrasaron el asentamiento romano y no se vuelve a mencionar la ciudad hasta el siglo VIII. Durante los primeros siglos de la Reconquista, Cáceres, por su lugar estratégico, y que dominaban los musulmanes, sirvió a estos como base militar para hacer frente a los cristianos. En 1147 Abd al-Mumin refunda la ciudad sobre los restos hispanorromanos y visigodos.

Escudo de la provincia de Cáceres
Escudo de la
provincia de Cáceres.
Ante el avance cristiano la ciudad se fortificó con una muralla, la cual se conserva  hoy día, pero no fue suficiente para que Alfonso IX, rey de León, tomara la ciudad, tras varios años de asedio, en 1229, el día de San Jorge, el 23 de abril, que fue tomado, desde entonces, como patrón de la ciudad. Antes había sido reconquistada en 1166 por Geraldo Sempovar y por Fernando II de León en 1169 pero volviendo a manos musulmanas en 1174.

Desde la conquista del rey Alfonso IX , Cáceres fue una Villa libre, y no de señorío, eligiendo sus vecinos a doce regidores. Fue repoblada por leoneses, asturianos, gallegos y castellanos y con el tiempo la ciudad se dividió en dos bandos: el de los leoneses junto a gallegos y asturianos y el de los castellanos. En la parte alta de la ciudad (barrio de San Mateo) vivían los primeros; en la parte baja (barrio de Santa María) los segundos. Esto hizo que los enfrentamientos entre nobles de ambos bandos fueran continuos. Esto termina con la llegada de Isabel la Católica, que redactó nuevas ordenanzas y puso paz, pasando Cáceres, en 1477, a Realengo y nombrada Villa Muy Noble y Muy Leal.

A partir de entonces, y gracias a las riquezas y fortunas traídas del nuevo continente, Ámerica, descubierta por los españoles en 1492 por Cristóbal Colón, hace que la Ciudad crezca económicamente y monumentalmente. En 1822 pasó ser la capital de la Alta Extremadura y el 9 de febrero de 1882 Alfonso XII la eleva a rango de ciudad. Un año antes se construye el ferrocarril y esto permite que la ciudad se expanda y sus comunicaciones mejoren considerablemente.

En la guerra civil española las fuerzas militares apoyaron el golpe de estado del general Franco; no así las políticas. Las fuerzas franquistas reprimieron con dureza a la población llegando a ser fusiladas mas de 600 personas incluido el alcalde de Cáceres y siendo encarceladas numerosas personalidades políticas. Tras la guerra la ciudad no dejó de crecer continuando esto hasta nuestros días convirtiendo a Cáceres en una ciudad moderna, bien comunicada y con una arquitectura antigua muy bien conservada como  lo demuestra la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986 de la Ciudad Vieja; un conjunto urbano de la Edad Media y del Renacimiento más completos y mejor conservados del mundo. Actualmente la ciudad de Cáceres cuenta con 97.000 habitantes. La provincia tiene 419.000 habitantes.




CÁDIZ


Bandera de la provincia de Cádiz
Bandera de la provincia de Cádiz


HISTORIA DE LA CAPITAL

Los primeros asentamientos fueron fenicios de Tiro dándole el nombre de Gádir. Es la ciudad más antigua de Occidente, fundada entre el 800 y el 1100 a. de C. De ella partió Aníbal a la conquista de Italia. Julio César le concedió el título de civitas federata. Cádiz era una ciudad en expansión y adquirió gran importancia marítima por el comercio exterior. Su nombre en latín era Gades y en griego Didýme, que significa mellizo, ya que creian que eran dos islas la que formaban  Cádiz. Desde el siglo V a. de C. estuvo sometida a los cartaginenses. En el año 206 a. de C. Cádiz firma un acuerdo con Roma aprovechando las guerras entre romanos y cartaginenses. La ciudad pasa a denominarse Augusta Urbs Julia Gaditana. Se construyen anfiteatros, acueductos y se convierte en la segunda ciudad más poblada del Imperio durante un breve período. 

Escudo de la provincia de Cádiz
Escudo de la
provincia de Cádiz
En el siglo V de nuestra era la capital sufre la invasión de los godos y un decaimiento general que le llevan a un estado ruinoso. En el 522 es conquistada por los bizantinos, reconquistada en el 620 por los visigodos, en el 711 vuelta a ser conquistada por las tropas de Tariq Ibn Zivad, en la batalla del Guadalete. Con la conquista de la península por los musulmanes y la derrota de los visigodos, Cádiz pasa a llamarse Jezirat Kadis convirtiéndose en una plaza estratégica para el dominio del Estrecho. Alfonso X el Sabio la reconquistó en el 1264 incorporándola al reino de Castilla. Se instauran los astilleros reales en la Bahía de Cádiz y durante la época de los descubrimientos resurge la ciudad con gran impulso. De ahí partieron conquistadores y descubridores  como Cristobal Colón o Álvar Núñes Cabeza de Vaca.
En junio de 1596 se presentaron frente a las costas de Cádiz una poderosa flota de naves inglesas al mando del Conde de Essex, general  inglés. Su misión era apoderarse de la flota española y de todas sus riquezas que pronto partirían hacia las Indias. La ciudad fue saqueada y expoliada. En el siglo XVIII, Cádiz se convierte en una ciudad cosmopolita gracias al comercio de ultramar que dieron lugar a una apertura liberal y democrática dando lugar a la Constitución de 1812, "La Pepa". Esto fue durante la guerra de Independencia contra Napoleón, el cual, dominaba casi toda España, pero Cádiz resistió valerosamente convirtiéndose en un bastión inexpugnable. 

La ciudad cayó en decadencia tras la guerra de África y la pérdida de Cuba en 1898 en lo que se llamó El Desastre del 98. La ciudad no ha parado de crecer durante todo el siglo XX y comienzos del XXI intentando recuperar aquel antaño esplendor que tan famosa la hicieron. La provincia tiene 1.245.000 habitantes en la actualidad (2011) y su capital, Cádiz, 124.000.




CANTABRIA


Bandera de la provincia de Cantabria
Bandera de la provincia de Cantabria


HISTORIA DE LA CAPITAL

Ya en tiempos de la prehistoria Cantabria estaba habitada, con su propia cultura, lo cual atestigua las numerosas cuevas con pinturas rupestres, como por ejemplo, las cuevas de Altamira. Los cántabros eran un pueblo guerrero y lo demostraron contra la conquista romana. Detuvieron, durante diez años, el avance de los romanos con un sistema de "guerrillas" y ayudados por lo abrupto del paisaje. Por otro lado, fue imposible la conquista por parte musulmana lo que convirtió a Cantabria en refugio de cristianos. Actualmente su capital es Santander y cabe la posibilidad que fuese la antigua Portus Victoriae Iuliobrigensium de la que hablan fuentes romanas, aunque diversos historiadores asigna esa ciudad a la actual Santoña. Se han encontrado restos arqueológicos ya desde el siglo I a. de C. como mosaicos, objetos de bronce, ánforas, monedas de plata, sestercios del emperador Trajano, monedas de Constantino I, etc... También hay constancia de las incursiones de los navegantes nórdicos a la ciudad sufriendo saqueos de los Hérulos según el historiador Hidacio del siglo V. 

Escudo de la provincia de Cantabria
Escudo de la
provincia de Cantabria
En 1187 el rey Alfonso VIII de Castilla nombró al abad de San Emeterio dueño y señor del pueblo y dotó a la villa de fuero que pretendía facilitar el tráfico marítimo, la pesca y el comercio. Durante los siglos XII y XIII la población se fue delimitando dentro del recinto amurallado de la ciudad. Estaban obligados a proporcionar al rey una nao al año construida en los astilleros con la madera de los bosques cantábricos. En 1248 Santander participó junto a otras ciudades en la batalla por la conquista de Sevilla recibiendo a cambio un escudo de armas que contienen las imágenes de la Torre del Oro y el río Guadalquivir. En 1296 y 1311 Santander queda arrasada por sendos incendios de los que se salva la abadía. Sancho IV exonera de los diezmos a la población por la catástrofe. En el siglo XIV la ciudad tenía la condición de behetría, es decir, como dependiente de la monarquía, sin deberse a otro señor feudal. Un siglo después, en 1466, Enrique IV, cedió la ciudad al Marqués de Santillana, lo cual provocó la sublevación de la población, que consiguieron la revocación el 8 de mayo de 1467. En 1372, tras la victoria en La Rochelle de la flota castellana frente a los ingleses, hacen entrada en el puerto de Santander la comitiva de Enrique II de Castilla entre los visitantes más ilustres. Este hecho convierte a Santander en base naval del Atlántico y la dota de importantes Astilleros Reales. Al comenzar el siglo XVIII, la ciudad comienza a recuperarse de  todas sus crisis anteriores que la habían dejado con una escasa población.

 En 1754 la Iglesia estableció a Santander como capital de la diócesis lo que hizo que el abad obtuviera la categoría de obispo y la Iglesia de la Colegiata catedral. Es en 1755 con Fernando VI que Santander consigue el título de Ciudad. Durante los años siguientes la ciudad encabeza los intercambios con los principales puertos americanos. 

Hasta 1900 el desarrollo de Santander está unido al comercio creciente de las colonias. Este auge económico hizo florecer la burguesía mercantil e impulsa el desarrollo urbano de la ciudad con el Ensanche que la amplia hacia el este. Actualmente es un enclave académico y turístico tanto a nivel nacional como esxtranjero con sus playas tan famosas como el Sardinero o la de la Península de la Magdalena. La comunidad de Cantabria tiene actualmente 592.000 habitantes. Santander 179.000.



CASTELLÓN

(NO DISPONE DE BANDERA INSTITUCIONAL PROVINCIAL POR LO QUE LA BANDERA QUE USAMOS AQUÍ DE REFERENCIA ES LA DE SU CAPITAL, CASTELLÓN DE LA PLANA)

Bandera de Castellón de la Plana
Bandera de Castellón de la Plana, capital de Castellón (No dispone de bandera oficial)


HISTORIA DE LA CAPITAL

Hay indicios de asentamientos humanos en las sierras y montes de Castellón de la Plana desde el neolítico aunque no así, en lo que hoy se asienta la ciudad, anterior a su fundación, la cual fue en 1251, gracias a un documento del rey Jaime I el cual, desde Lérida, permitía trasladar la villa a la llanura o plana que rodeaba el Cerro de la Magdalena. De la época romana de la ciudad hay pocos restos arqueológicos pero todo parece indicar que durante el dominio romano la población se fue asentando y expandiendo sobre todo gracias a las explotaciones mineras de plata.

Escudo de la provincia de Castellón
Escudo de la
provincia de Castellón
Durante la época musulmana la población se diseminó por toda la plana, destacando un grupo de alquerías denominadas Fadrell. En los años de El Cid (Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, el cual quedan reflejadas sus hazañas en el Poema de Mio Cid), el reino de Aragón conquistaría las tierras aledañas convirtiéndose Castellón en un importante punto estratégico. El rey de Aragón, Sancho Ramírez, se proclamó rey de: Aragón, Pamplona, Sobrarbe, Guelga, Ribagorda, Oropesa y Castellón.  De la época de Pedro I, el hijo del rey Sancho, son los primeros documentos que menciona a Castellón con el nombre de Kastilgón, Castilion, o Castilgone ripa de mare. En el año 1118 Alfonso II, llamado el Casto, dona Castellón y Almanzora al obispado de Tortosa, viendo inminente la conquista de las tierras del margen derecho del río Ebro.
En 1233 las tropas de Jaime I conquistan las tierras de Castellón pero el obispo de Tortosa reclamó el pacto hecho con Alfonso II, resolviéndose la cuestión en 1242 por un tribunal llamado Laudo de los Tres Obispos. Los musulmanes que convivían pacíficamente con los cristianos se sublevaron en 1247 pero fueron sofocados rápidamente y obligados a abandonar la tierras de La Plana. En 1251 Jaime I, desde Lérida, otorga el permiso para trasladar la villa de Castellón a la Plana, fundándose la ciudad, aunque la tradición popular la situa en el tercer domingo de Cuaresma de 1252. En 128,1 el rey Pedro III, otorga a Castellón los mismo privilegios que disfrutaba la ciudad de Valencia para elegir Justica, Jurado, Escribano, Mustafaf y Acequiero. En 1296, el rey Jaime II, decide devolver la ciudad a la Corona. A principios del siglo XIV, Castellón fue elegida capital de la Sotsgovernació dellà Uxó, la actual provincia de Castellón. 

En el año 1329, Alfonso IV, hijo de Jaime II, entrega como dote la ciudad de Castellón a su futura esposa, Leonor de Castilla. Ante el rechazo de la población, la reina, se ve obligada a abandonar la ciudad y trasladarse a Villa-real. Tras la huída de Leonor a tierras de Castilla, el rey Pedro IV, se ve obligado a restablecer la ciudad a la corona. En 1336, el conde de Trastámara fue proclamado rey de Castilla, vendiendo éste la villa al Patrimonio Real. Durante esa época, entre las guerras y la peste negra que arrasó Europa la población de Castellón quedó muy diezmada. Tras las disputas reales sobre la ciudad y reuniones de los reinos de la Corona de Aragón estas entran y asaltan Castellón en 1347. En 1368, el rey Pedro IV, proclama a su segundo hijo Martín, Conde de la Plana, entregándole varias villas, entre ellas Castellón. Pero el día de su posesión el conde decide no entrar en la ciudad y le concede perdón volviendo esta a ser incorporada a la Corona. 

Durante el siglo XV la ciudad llegó a contar tan solo con 690 vecinos. Mas tarde se fue recuperando desde el siglo XVI aumentando paulativamente la población hasta el día de hoy.  En 1521, el Duque  de Segorbe, toma Castellón y saquea la ciudad. En 1534, el pirata Barbarroja, llega a Oropesa y también saquea la ciudad de Castellón, llevándose presos a muchos de sus vecinos.  En 1632, el paso del rey Felipe IV, en su camino hacia Barcelona, trae el rechazo a la lengua valenciana. Junto a nuevas guerras y la nueva epidemia de la peste en 1647, la población sufrió una gran mortandad. En 1707, las tropas del Duque de Berwick, ataca la ciudad exigiendo el pago de 8840 libras y el derribo de las murallas. En 1708 se establece el nuevo Ayuntamiento de Castellón de la Plana conforme a las leyes castellanas. 

Durante la Guerra de la Independencia, Castellón fue sitiada en 1811 por los franceses, comandadas por el mariscal Suchet, ocupando la ciudad hasta 1814. En 1822, durante el Trienio Liberal, Castellón pasa a ser capital de la provincia homónima. En 1837, durante la Primera Guerra Carlista, la ciudad que es partidaria de los liberales, es asediada por el General Cabrera del ejército carlista, provocando que se levantara una nueva muralla, derribada después en 1843 tras sucesivas guerras carlistas, y otorgándole el título de ciudad la reina regente María Cristina.

Desde 1888, año que se instala el ferrocarril (conocido como La Panderola), la ciudad no para de crecer, aumentando su comercio y sus cultivos de naranjos a principios del siglo XIX. La ciudad va progresando y tras la guerra civil española Castellón inaugura refinerías y centrales eléctricas lo que de da el impulso definitivo a la ciudad. La provincia de Castellón tiene hoy día 605.000 habitantes (2011) y su capital Castellón de la Plana 190.000 (2011).


CEUTA


Bandera de Ceuta
Bandera de la ciudad autónoma de Ceuta



HISTORIA DE LA CIUDAD AUTÓNOMA

Desde el Paleolítico hay evidencias de que hubo sentamientos en la zona de Ceuta. Los fenicios llegaron en el siglo VII a. de C. los cuales fundaron la ciudad con el nombre de Abyla. Fue ocupada, posteriormente, por los griegos que la renombraron como Hepta Adelphoi. En el 309 a. de C. es Cartago la que conquista la ciudad que pasaría a dominio púnico. En 201 a. de C., al final de la Segunda Guerra Púnica, con la rendición de Cartago, Ceuta es cedida al reino de Numidia. En el 47 a. de C. pasará a dominio mauritano. Calígula, el emperador romano, la anexiona como territorio de la provincia romana Mauritania Tingitana.

Escudo de la ciudad autónoma de Ceuta
Escudo de la ciudad
autónoma de Ceuta
Los vándalos la conquistan en el año 429 d. C. con su rey Genserico a la cabeza, acabando así con cuatro siglos de dominación romana. Fue ocupada posteriormente por bizantinos y visigodos. Estos, debido a sus disputas internas, dejan que la ciudad sea ocupada por el califato de Omeya en el 709 y con ayuda de la sublevación del conde Don Julián. En el 931, Abderramán III, conquista la ciudad, para el califato hispano. Al dividirse después en los Reinos de Taifas, Ceuta, permanece bajo el dominio de la taifa de Málaga en el 1024. Se suceden sucesivas conquistas y en el 1147 son los almohades quienes la ocupan. En el 1232 la ciudad es capturada por la Taifa de Murcia y al año siguiente sería una ciudad independiente. Pero poco duró esta independencia pues en el 1236 los benimerines la conquistan. En 1242 son los hafsies quienes la ocupan y en el 1249 los azafies. Como se ve, Ceuta sufrió continuas conquistas que duraron de forma continua entre benimerines y azafíes hasta 1415 donde es conquistada por el rey de Portugal, Juan I. La ciudad es reconocida como ciudad portuguesa con el  Tratado de Alcáçovas y el Tratado de Tordesillas.

Tras la muerte del rey Sebastián I , todo el reino de Portugal se incorpora a la monarquía española en el 1580. En el 1640 Ceuta no sigue a Portugal y sí prefiere hacerlo a España, con Felipe IV como rey, pero decide mantener su bandera y las armas de Portugal en su escudo. Es en el año 1668, en el Tratado de Lisboa firmado entre España y Portugal, donde se cede la soberanía completamente de Ceuta a España. En 1694, Mulay Ismail, Sultán de Marruecos, asedia la ciudad. 

En 1704, Ceuta resiste los asedios de los ingleses, los cuales tomaron Gibraltar. La ciudad sufre continuos asedios marroquíes y los ataques de flotas anglo-holandesas. Los asedios moros continuaron hasta 1791. Es en 1812 cuando la Junta de la Ciudad se convierte en Ayuntamiento Constitucional. En 1859 se inicia la Guerra de África y un considerable aumento de los límites de la ciudad. En 1925, Ceuta se independiza de la provincia de Cádiz a la cual pertenecía. Durante la guerra civil española se convierte en un importante paso hacia la península de las tropas franquistas. Ceuta se conierte en Ciudad Autónoma en 1995. Actualmente la ciudad tiene 84.000 habitantes (2012). 



CIUDAD REAL


Bandera de la provincia de Ciudad Real



HISTORIA DE LA CAPITAL


La historia de Ciudad Real empieza con la Batalla de Alarcos en 1195 donde se enfrentaron los cristianos contra los almohades. Alfonso VIII, rey de Castilla, se enfrentó contra Yusuf II en tan famosa batalla, llamada también,  El desastre de Alarcos, debido a que los cristianos fueron derrotados y esto supuso un gran retroceso en el avance de la reconquista española hasta la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212 donde los cristianos vencieron a los musulmanes, mandados por el propio rey de Castilla, Alfonso VIII, y que supuso el punto álgido de la reconquista española.

Escudo de la
provincia de
Ciudad Real.
La ciudad, como tal, fue fundada por Alfonso X el Sabio en 1255 sobre lo que hasta entonces era un aldea con el nombre de Pozuelo Seco de Don Gil y la llamó Villa Real.  Le concedió la Carta Puebla, que era un documento por el cual, los reyes cristianos, otorgaban a núcleos de población para que éste se repoblara ayudando así a la reconquista. En 1275 muere en la ciudad el primogénito de Alfonso X, don Fernando de la Cerda.

Juan II de Castilla, en 1420, le otorgó el rango de ciudad otorgándole los títulos de Muy Noble y Leal Ciudad Real y que desde entonces pasó a llamarse Ciudad Real. En 1451 nace en la ciudad un héroe local, Hernán Pérez del Pulgar, el cual participó muy lealmente, en batallas y guerras junto a los Reyes Católicos. Los lugareños vivían del comercio, como la artesanía y la lana, y de la agricultura viviendo un auge económico lo que propició que se estableciera en la ciudad el Tribunal de la Inquisición desde 1483 a 1485, fecha en la que fue trasladado a Toledo. En 1494 se creó la Real Chancillería que fue trasladada más tarde a Granada en 1505 tras la muerte de Isabel la Católica en noviembre de 1504. En 1531 se empezó la construcción de la Catedral de Santa María la Mayor. En 1691 se crea la provincia de La Mancha y la capital sería Ciudad Real en un principio pero Almagro consigue la capitalidad en 1750, durante el reinado de Fernando VI, aunque en 1833, con la división provincial a nivel nacional, queda Ciudad Real como capital, definitivamente, de la provincia del mismo nombre.

Llegaron años de declive, acrecentados con la expulsión de los judíos por parte de los Reyes Católicos, con lo que desaparecerían los comerciantes y artesanos cualificados. Todo esto produjo un retroceso en la ciudad que duraría hasta el siglo XIX. En el siglo XVIII, el Arzobispo Lorenzana, durante el reinado de Carlos III, construyó una Casa de la Caridad, que por falta de fondos fue destinada a usos militares y hoy día es la sede de la Universidad de  Castilla-La Mancha. Con la llegada del ferrocarril en 1861, Ciudad Real, comienza a resurgir nuevamente gracias a las  nuevas comunicaciones, convirtiéndose en una capital de provincia burguesa, donde la clase acomodada construía sus residencias.


Durante la Restauración de la monarquía, tras la I República, la guarnición militar de Ciudad Real al mando del Conde de Balmaseda se une al General Martínez Campos, para proclamar en 1874 al futuro rey Alfonso XII. Desde entonces la ciudad ha ido creciendo progresivamente, a excepción de los años de la guerra civil, hasta convertirse en la ciudad moderna que es hoy día. La ciudad tiene 75.000  habitantes y su provincia 531.000.



CÓRDOBA


Bandera de la provincia de Córdoba


HISTORIA DE LA CAPITAL

Los primeros vestigios de de seres humanos en Córdoba corresponden a un Neanderthal de hace unos 320.000 años. Es hacia el V milenio antes de Cristo que empiezan los primeros asentamientos humanos en la actual Ciudad Sanitaria.

La ciudad de Córdoba fue fundada por el general romano Marco Claudio Marcelo en el 169 a. C. Los romanos fueron quienes pusieron el nombre de Corduba a la ciudad. A partir del 49 a. C. Córdoba se vio envuelta en la guerra que enfrentaba a Julio César y Pompeyo hasta que la batalla de Munda, en el año 45, dio el triunfo a César que ocupó la ciudad. La ciudad fue reconstruida y vivió un gran esplendor bajo el imperio romano. A finales del siglo III comienza la última etapa de dominio romano. Córdoba empieza una decadencia entonces agravada por el hecho de que se traslada la capitalidad a Hispalis (Sevilla) que hasta entonces era la capital de la provincia romana Hispania Ulterior Baetica. En el 572 los visigodos conquistan la ciudad al mando de Leovigildo. Este mantuvo una guerra civil contra su propio hijo que arruinó aún más si caba a Córdoba.


Escudo de la provincia de Córdoba
Escudo de la
provincia de Córdoba
En el 711, los ejércitos árabes y bereberes invaden la península ibérica siendo nombrada Córdoba como capital del Emirato Independiente del Califato Omeya de Occidente, época en que la ciudad alcanzó su mayor apogeo llegando a tener una población de entre 300.000 y 500.000 habitantes llegando a ser en el siglo X una de las mayores ciudades del mundo y de las más importantes a nivel cultural, político, económico y patrimonial. Es durante el gobierno de Abderramán I que se empieza a construir la Mezquita de Córdoba en el año 786. Dos años más tarde, en el 788 murió Abderramán I sucediéndole su hijo, Abderramán II, continuando la política económica y cultural de su padre, el cual no reparaba en gastos para atraer a las grandes figuras y científicos de la época. Córdoba y todo el al-Andalus se vio beneficiada de esta política. Murió en el 852. Los sucesivos reinos musulmanes dieron a la ciudad un gran esplendor.

De 1031 hasta 1236 son las taifas las que gobiernan la ciudad sustituyendo al Califato de Omeya pero Córdoba es conquistada por Fernando III el Santo convirtiéndose así en cristiana y perdiendo su hegemonía musulmana, pero conservando, enteramente, su hegemonía cultural. Fernando III ordena la construcción de las llamadas iglesias fernandinas y Alfonso X el Sabio fundó el convento de Santa Clara que era una antigua mezquita construida, a su vez, sobre una vieja basílica visigoda. Alfonso XI edifica la Sinagoga de Córdoba y empieza la de el Alcázar de los Reyes Cristianos.

En el siglo XV, Córdoba se convierte en cuartel general de las tropas de los Reyes Católicos que combatían contra el Reino de Granada, recuperando as,í su viejo esplendor. Durante su estancia en la ciudad nace su hija Doña María, en 1482, que habría de ser posteriormente reina de Portugal. Fue bautizada en la Iglesia Catedral. Estando los Reyes Católicos en Córdoba recibieron en 1486 a Cristóbal Colón no quedando muy satisfechos con sus proyectos de búsqueda de nuevas rutas hacia las Indias. Colón conoció en Córdoba a Beatriz Enríquez con la que tuvo a su hijo Fernando. Tras la entrega de Granada el 2 de enero de 1492 y el descubrimiento de América Córdoba va perdiendo su importancia comercia, industrial y agrícola ya que muchos de sus habitantes se fueron a Sevilla y al nuevo continente ya que se habrían ahí grandes perspectivas de negocios.

En 1523 se empieza a construir la actual Catedral de Córdoba. En el 1560 se construye la Casa de los Villalones o Palacio de Orive. Aunque de estilo plateresco se asemeja más a los monumentos italianos renacentistas. En sucesivos años se construyen en Córdoba importantes y emblemáticos monumentos como el Arco del Triunfo construido en 1571 aprovechando una visita de Felipe II a la ciudad en 1570. Tras varios malos gobiernos, epidemias, enfermedades, sequías y hambrunas la población contaba apenas 20.000 habitantes en 1700.

Durante el siglo XIX y principios del XX Córdoba empieza a recuperarse económicamente aumentado su población progresivamente. Hoy día la ciudad es una de las mejores conservadas de España declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. Actualmente Córdoba tiene 375.000 habitantes y la provincia 850.000.



LA CORUÑA


Bandera de la provincia de La Coruña




CUENCA


Bandera de la provincia de Cuenca






GERONA 


Bandera de la provincia de Gerona





GRANADA


Bandera de la provincia de Granada
Bandera de la provincia de Granada


HISTORIA DE LA CAPITAL

Los primeros pobladores de la ciudad de Granada fueron los íberos en el siglo VIII a. de C. y según parece con el nombre de Ilturir. Tuvo contactos con los Tartessos y con los pueblos bastesanos. Todavía se conservan restos arqueológicos de sus murallas defensivas del siglo VI a. de C. Su nombre cambió, en esa época, por el de Ilibern, el cual se mantuvo hasta el 193 a. de C. cuando es invadida por los romanos. Estos la llaman Iliberia. Quienes trasladaron la capital del reino de Granada, Medina Elvira, a Medina Garnata, fueron los ziríes en el siglo XI. También lo fue durante el reino nazarí de Granada entre los siglos XIII y XV. 

Escudo de la provincia de Granada
Escudo de la
provincia de Granada
Tras la toma de Granada por los Reyes Católicos se mantuvo como capital del Reino Castellano de Granada, .que era una jurisdicción territorial y que se mantuvo hasta 1833, momento en que se produjo una nueva división provincial en España, todavía vigente. Granada obstenta los títulos, y así lo refleja su escudo municipal, de: Muy noble, muy leal, nombrada, grande, celebérrima y heroica ciudad de Granada. La ciudad forma parte del Reino Visigodo de Toledo hasta que en el 711 Táriq la somete. En el 713 Abdelaziz la conquista definitivamente tras sofocar una rebelión. En el 740 son los bereberes quienes se rebelan. Tropas sirias acuden a luchar contra ellos los cuales les vencen. Granada fue un importante centro urbano de al-Ándalus, la cual, formó parto del Califato de Córdoba. Ya desde el siglo XIII se describe a Granada como ciudad del conocimiento y de suma belleza llegando a convertirse en una de las más prósperas de Europa y ya en el siglo XV contaba con 165.000 habitantes. Durante el reinado de Alhamar se construyó el Palacio de La Alhambra. Su aspecto actual se debe a Yusuf I y Mohamed V en el siglo XIV-XV. Fue Yusuf I quien fundó la primera universidad de Granada en el año 1349.

Granada se rinde a los Reyes Católicos en 1492 y la sumerge en el mundo moderno. Pero a partir de 1499, el Cardenal Cisneros, hace incumplir las capitulaciones de la ciudad, que habían sido muy generosas, y empieza una etapa de represión y conversión forzosa. En 1505 se traslada a Granada la Real Chancillería desde Ciudad Real, la cual fue fundamental para el desarrollo de la ciudad y del mismo Reino de Granada. Cinco años antes, en 1500, surge el primer motín en el Albaicín, y estos no pararon hasta que Don Juan de Austria, en 1571, acabó con los moriscos sublevados en la Alpujarra, y dio muerte a su rey, Abén Humeya. Motivado por la expulsión y exilio de estos, Granada sufre una colonización por nuevas gentes, procedentes del norte del país, lo que la convierte en un permanente espectáculo barroco religioso contrarreformista durante el siglo XVII.  

En enero de 1810 las tropas francesas, durante la invasión napoleónica, con el general Sebastiani al mando, asaltan y ocupan Granada, permaneciendo en ella hasta septiembre de 1812. Este breve período supone una grave carga económica a la ciudad, debido a las innumerables obras de fortificación del general Sebastiani. Antes de abandonar la ciudad, los franceses destruyeron varias torres de las murallas de La Alhambra y otros edificios que tenían uso militar.

Durante el XIX Granada experimenta una transformación arquitectónica en la que se liberan espacios para construir parques, plazas y jardines. La ciudad se va expandiendo y durante el siglo XX mejora su economía, sobre todo con el cultivo en agricultura de la remolacha aunque permanece algo aislada por su poca infraestructura del ferrocarril y carreteras tema que desde 1979, en la época democrática, se le intenta dar una solución. Que duda cabe que Granada fue una gran capital de la cultura de Europa y del mundo conocido y que Federico García Lorca dijo, refiriéndose a la expulsión de los moriscos y su cultura árabe: "Se perdieron una civilización admirable, una poesía, una astronomía, una arquitectura y una delicadeza únicas en el mundo". Actualmente, la ciudad de Granada tiene 240.000 habitantes (2011) y su conjunto provincial, 911.000. 



GUADALAJARA


Bandera de la provincia de Guadalajara
Bandera de la provincia de Guadalajara



HISTORIA DE LA CAPITAL


Es en el siglo VIII donde existen los primeros indicios de la actual ciudad de Guadalajara; antes de este siglo no hay pruebas de asentamientos permanentes. Era una ciudad amurallada llamada madinat al-Faray, que estaba a orillas del wād al-ḥaŷara, actual río Henares y que daría nombre, posteriormente, a la ciudad. En el siglo IX se terminó el Alcázar convirtiéndose en una ciudad fortaleza. En este siglo, hacia el 862, cuando la ciudad era disputada por bereberes y muladíes, Musa ibn Musa sitia la ciudad y asalta el Alcázar, donde estaba su propio yerno Izraq ibn Muntil. Musa es  herido y fallece poco después en Tudela. 

Escudo de la provincia de Guadalajara
Escudo de la
provincia de
Guadalajara
El califa Abd al-Rahman III usó el Alcázar como base militar al ser este un lugar de paso para sus batallas contra los cristianos, como en la campaña de Muez en 1920. La época andalusí está poco documentada aparte de estos hechos aunque algunas construcciones son reconocidas de este período como el Puente del Henares o las puertas de acceso de las murallas de la ciudad de las que se conservan algunas. El dominio musulmán sobre la ciudad fue de cuatro siglos, hasta que a finales del siglo XI la ciudad fue conquistada por Alfonso VI de Castilla. Previamente, sobre los años de 1050 Fernando I de Castilla ya había hecho varias incursiones sobre la ciudad. 

Tras la caída de la taifa de Toledo, en la cual es conquistada Guadalajara, la ciudad fue atacada por los amorávides en 1110 y 1113 tras el avance de sus tropas a partir de la batalla de Zalaca y en 1196 por los almohades. Pero tras la batalla de las Navas de Tolosa en 1212 la frontera de Al-Ándalus se alejó, definitivamente, de estas tierras siendo el punto cumbre de la reconquista cristiana. En 1219, Fernando III, concedió a la ciudad un nuevo fuero, conocido como fuero largo, el cual sustituía al primero que se le concedió a la ciudad en 1133 por Alfonso VII y en el que se establecío un concejo ampliando su jurisdicción. Durante el reinado de Alfonso X el Sabio la población se desarrolló económicamente gracias a la protección del rey, el cual, autorizó a sus comerciantes para que hicieran ferias y mercados.

Hacia la segunda mitad del siglo XIV se estableció en Guadalajara la familia Mendoza, la cual, marcó el destino de la ciudad. Entre los miembros estaban el Marqués de Santillana (1398-1458), Íñigo López de Mendoza, y el cardenal Pedro González de Mendoza (1428-1495) que era consejero de los Reyes Católicos. En 1462, Enrique IV de Castilla, concedió el título de ciudad a Guadalajara.  Tras el auge de los siglos XV y XVI, en el siglo XVII los Mendoza trasladaron su sede a Madrid, lo que supuso una merma en la economía de la ciudad. Guadalajara fue saqueada durante la Guerra de Sucesión Española que duró desde 1701 hasta 1713 y donde intervinieron varios países debido a que Carlos II, el último de los Habsburgo, no tuvo descendencia y se disputaban el reino de España.

En 1808 la ciudad fue tomada por el ejército francés de Napoleón, al mando del general Joseph Léopold Sigisbert Hugo, padre del escritor Víctor Hugo, durante la Guerra de Independencia Española. En 1813 fue parcialmente destruida. En 1822 se cerró la Real Fábrica de Paños, creada por Felipe V en 1719 y que estaba situada en el Alcázar. El cierre se debió a que no aportaba casi beneficios lo que propició la caída de la artesanía y el comercio que provocó, a su vez, una gran emigración.

En 1833 se estableció la división territorial de España y en 1840 se fija, definitivamente, la capital de provincia en la ciudad de Guadalajara en detrimento de Molina de Aragón. Pero debido a sus malas comunicaciones, la nueva capital, no ejerce un desarrollo industrial y comercial, como sí sucedió con otras nuevas capitales. Su crecimiento poblacional fue muy lento, acrecentado por la guerra civil española y no es hasta 1959, donde la ciudad fue incluida en los planes de desarrollo que la ciudad no logra un crecimiento notable. Hoy día es una ciudad en expansión con barrios nuevos lo que ha proporcionado un aumento considerable de población. La ciudad de Guadalajara tiene actualmente 85.000 habitantes y la provincia 260.000.




GUIPÚZCOA


Bandera de la provincia de Guipúzcoa



HISTORIA DE LA CAPITAL

San Sebastián (Donostia en Euskera) se funda alrededor del año 1180 por Sancho el Sabio, rey de Navarra. Nace para ser puerto marítimo de Navarra, ya que el de Bayona empezaba a quedarse obsoleto y la villa de San Sebastián, como era conocida, empezaba a adquirir importancia. Guipúzcoa a partir del año 1200 se somete al rey castellano Alfonso VIII, enemigo de Sancho el Fuerte. Esto beneficiaba a los comerciantes de San Sebastián, ya que su puerto sirve de salida al mar de una monarquía, la castellana, que era mucho más rica y más extensa que el reino de Navarra.  Este rey juró los fueros y otorgó una serie de privilegios a la ciudad tendentes a mantener vivo el tráfico marítimo navarro. Esto conllevó un crecimiento de la población y de la ciudad. Pero a partir de 1266 la ciudad vivió una serie de incendios llegándola a destruir por completo seis veces en 225 años.

Escudo de la provincia de Guipúzcoa
Escudo de la
provincia de Guipúzcoa
La Guerra de los Cien Años y la evolución de Navarra hacia la dirección francesa por motivos dinásticos trajeron para San Sebastián, en la segunda mitad del siglo XIV, un desplazamiento de las principales lineas de tráfico hacia Bilbao. En 1489 un incendio redujo a cenizas a la ciudad. A partir de aquí San Sebatián empieza a construirse en piedra. A partir de finales del siglo XV pasa de ser un importante puerto mercantil a ser una plaza militar y base naval. Este nuevo papel defensivo dará lugar a que la villa tome  nuevos derroteros y hace que gane los títulos de Noble y Leal. Durante unos trescientos años, de los Reyes Católicos a Felipe V, San Sebastián sufrió numerosos sitios. Esto supuso un gran deterioro económico, debido al mantenimiento de las fortificaciones agravado por la caída continua del comercio marítimo y por el monopolio, adquirido por Sevilla, en las transacciones con América. El título de ciudad se lo concedió Felipe IV en 1662.

En 1719 San Sebastián fue tomada por el ejército francés comandado por el Duque de Berwick, el cual se encontró una ciudad débil y escasa en víveres. La ciudad estuvo tomada por tan solo 2.000 soldados hasta 1721, en que por la Paz de la Haya, fue evacuada.

Durante la Guerra de la Independencia, la ciudad fue ocupada en 1808 por las tropas de Napoleón. Su hermano, José I, rey de España impuesto por el emperador francés, entró el 9 de junio en San Sebastián por la calle Narrica, en la que permanecieron todas las ventanas cerradas como señal de repulsa. En junio de 1813, tropas aliadas de Inglaterra y Portugal sitiaron la ciudad y después de varios días de intensos bombardeos y un primer asalto fallido obligan a los franceses a replegarse y a capitular el 8 de septiembre. El asalto de las tropas anglo-portuguesas causó un gran incendio donde solo se salvaron unas pocas casas y varias edificaciones y conventos.

Tras la guerra, los vecinos se reunieron en las afueras, en Zubieta, y decidieron reconstruir la ciudad por enésima vez. En 1854 se declara a San Sebastián capital de la provincia de Guipúzcoa. En la provincia se van formando dos bandos, carlistas y liberales, estos últimos partidarios de la Constitución de 1812 abolida por Fernando VII. En 1863 se decide derribar las murallas de la ciudad, las cuales, limitaban su desarrollo. El plan de ensanche de Antonio Cortázar le da a la ciudad un nuevo enfoque arquitectónico. A la  muerte de Alfonso XII en 1885, su viuda, la Reina Regente María Cristina, traslada todos los veranos la corte a San Sebastián y en agradecimiento, el ayuntamiento la nombró alcaldesa honoraria. De esta época son la mayoría de edificios reseñables de la ciudad como la Catedral del Buen Pastor de San Sebastián, la Escuela de Artes y Oficios, el teatro Victoria Eugenia o el Palacio de Miramar.

La ciudad sigue su expansión y tras el parón de la guerra civil española, en 1955, San Sebastián hace su segundo gran ensanche convirtiendo a la ciudad en lo que es hoy día. La ciudad sigue creciendo y adquiriendo fama mundial, sobre todo a nivel cultural, con el Festival de Cine de San Sebastián. La provincia de Guipúzcoa tiene actualmente 710.000 habitantes (2012) y su capital, San Sebastián, 187.000.




HUELVA


Bandera de la provincia de Huelva






HUESCA


Bandera de la provincia de Huesca
Bandera de la provincia de Huesca



HISTORIA DE LA CAPITAL

Hay vestigios de asentamientos en la ciudad de Huesca desde hace 6.000 años, del neolítico. Se sabe de poblados en la Edad de Bronce, con cabañas de barro, paja y madera. Los íberos la llamaron Bolskan. El  territorio donde se asienta la ciudad fue ocupado por los suessetanos y luego por los romanos en el 179 a. C. por el pretor romano Terencio Varrón. Desde entonces se acuñó mucha moneda siendo Huesca durante el siglo II a. C. y el siglo I a. C. la que más fabricó moneda de toda Hispania. Se le cambió el nombre de Bolskan por el de Osca.

Escudo de la provincia de Huesca
Escudo de la
provincia de Huesca
Quinto Sertorio estableció en Osca un senado con 300 miembros y creó la Academia de Latinidad, de la cual desciende la Universidad Sertoriana de Huesca. Hizo de la ciudad la capital de los territorios de Hispania que él dominó durante las guerras civiles de la República Romana. En el 30 a. C. Osca obtuvo la condición de municipio romano por la que todos sus habitantes pasaban a ser ciudadanos romanos. Con la caída del Imperio Romano en el 476 la ciudad pasó a pertenecer al reino visigodo y Osca fue erigida como Obispado. En el 673 el rey Wamba se hospedó en la ciudad para sofocar la revuelta del duque Paulo. En el 719 Osca fue conquistada por los árabes. El nombre de la ciudad pasó a ser Wasqa. En el 797, Luis I el Piadoso, hijo de Carlomagno, intentó conquistar la ciudad pero fracasó. El Reino de los Francos o también llamado Imperio Carolingio fracasó en tres nuevos ataques de conquista en los años 801, 811 y 812. Durante los siglos VIII y XI se construyó la mezquita de Wasqa donde hoy se haya actualmente la catedral de Huesca. El emir Muhammad I ordenó en el 875 el amurallamiento de la ciudad ante los ataques cristianos. Tras la capitulación del califato de Córdoba, Wasqa formó parte de la taifa de Zaragoza, donde se acuño monedas de oro y las únicas que se hayan acuñado en Huesca en toda su historia.

Sancho Ramirez, el segundo rey de Aragón, construyó el gran castillo de Montearagón, muy cerca de Wasqa, en tierras que aún eran musulmanas. En 1094 murió ante las murallas de la ciudad en un intento de conquistarla, al recibir un flechazo. Su hijo, Pedro I de Aragón, la conquistó finalmente en 1096 al derrotar a Al-Mustain II de Zaragoza, en la batalla de Alcoraz y se unió al reino de Cataluña en 1137. La ciudad ya se llamaba Uesca. En el 1135 ocurrieron los hechos que han dado lugar a la leyenda de La Campana de Huesca, por el que el rey Ramiro II, preocupado por la  posible infidelidad de sus nobles los mandó hacer venir para pedirles consejo de como construir una campana para la ciudad y los decapitó. Fueron doce nobles en total.

En 1191 fue firmada la Liga de Huesca entre los reyes Alfonso II de Aragón, Sancho VI de Navarra, Alfonso IX de León y Sancho I de Portugal, con el propósito de unirse y hacer la guerra al reino de Castilla, donde reinaba Alfonso VIII de Castilla. Durante el siglo XIII, la ciudad, experimentó un considerable auge económico gracias a la agricultura. En el siglo XIV el rey Pedro IV fundó la Universidad de Aragón, heredera de la antigua Universidad Sertoriana. La peste negra de 1348 causó estragos en la ciudad diezmando considerablemente la población, pasando de 8.000 habitantes que tenía en el siglo XIII a 4.000 en el siglo XV. 

Entre 1357 y 1359 se produjo una guerra entre Castilla y Aragón al mando de sus respectivos reyes, Pedro IV de Aragón y Pedro I de Castilla, llamada la Guerra de los dos Pedros. Esto propició una gran reforma arquitectónica en la ciudad. derribando iglesias y edificios y construyendo otros nuevos. En el 1515 fue terminada la catedral. La ciudad resurgió culturalmente y demográficamente durante los siglos XVI y XVII donde se consolidó definitivamente la Universidad de Huesca. En 1571 se formaron tres obispados: el de Huesca, Jaca y Barbastro, disgregándose la diócesis de Huesca-Jaca. La imprenta llegó a la ciudad en 1575 gracias a la Universidad y el primer libro que se publicó fue basado en los comentarios en latín a la lógica y dialéctica de Aristóteles. Durante el siglo XVII se construyeron importantes monumentos como iglesias o el edificio octogonal de la Universidad. A principios del siglo XVIII comenzó la guerra de sucesión. Felipe V abolió el antiguo concejo oscense, nacido en la Edad Media y lo sustituyó por un ayuntamiento parecido a los de Castilla, donde había un corregidor, militar, y doce regidores que eran fieles a los Borbones.

Durante la Guerra de Independencia fue asesinado un corregidor en 1808: el coronel Antonio Clavería. Durante los Sitios fuerzas oscenses participaron en la defensa de Zaragoza. La ciudad fue constituida como capital de provincia en 1833. Durante las guerras carlistas, fue muerto el general Iribarren, de las tropas isabelinas, terminando los primeros, por ocupar la ciudad. En 1845 desapareció la Universidad de Huesca después de cinco siglos, asi como muchos conventos y degradación del castillo de Montearagón, entrando la ciudad en una gran decadencia. Gracias a que el ferrocarril llegó a la ciudad en 1864 puedo ir recuperándose.

Huesca superó los 10.000 habitantes, por primera vez, a comienzos del siglo XX. Durante las tres primeras décadas de este siglo se construyeron importantes edificaciones, como el Casino, el Campo de Toro, o el parque municipal Miquel Servet, donde antes estaban los jardines de Lastanosa. Tras la guerra civil la ciudad fue aumentando de población, sobre todo en los años 60. Actualmente la ciudad de Huesca tiene 53.000 habitantes y la provincia 228.000 (2012).




ISLAS BALEARES



Bandera
Bandera de la provincia de las Islas Baleares


HISTORIA DE LA CAPITAL

Palma fue fundada por el cónsul romano Quinto Cecilio Metelo Baleárico en el año 123 a. de C. Este emprendió la conquista de las Islas Baleares, bajo el pretexto de ser un refugio de piratas. Según el  historiador Tito Livio, el cónsul romano tuvo que forrar sus navíos con cuero y pieles para evitar el impacto de las piedras lanzadas por los honderos baleares, que fue uno de los primeros pueblos que habitaron y colonizaron las islas. Después de dos la conquista, pasados dos años, el archipiélago pasó a ser la provincia Balearica perteneciente a Hispania Citerior. Quinto Cecilio fundó las ciudades de Palma y Pollentia y las pobló con una colonia de unos 3.000 romanos e íberos. Los honderos pasaron a ser aguerridos guerreros de las tropas romanas por su destreza con las hondas.

Entre el año 425 y 534 Palma estuvo dominada por los vándalos y después por los bizantinos. En el 902 fue conquistada por el general musulmán Issam al-Khawlani, que contaba con la aprobación del emir de Córdoba, Abd Allah que bautizó la ciudad con el nombre de Madina Mayurqa. Durante los años 1114 y 1115 fue devastada por pisanos y catalanes. Fue el 31 de diciembre de 1229 al mando del rey Jaime I de Aragón, El Conquistador, el que conquista Mallorca y dotó a la ciudad de una municipalidad por la que se le llamó Ciutat de Mallorca.

Escudo de las Islas Baleares
Escudo de las
Islas Baleares
Después de la conquista de la isla, Jaime I, decidió derribar la antigua gran mezquita de Madina Mayurqa para construiur en su lugar un gran templo dedicado a Santa María, la Seo de Palma. En 1346 fue consagrada por el rey Jaime II pero no se terminó la construcción hasta 1601. Tiene el mayor rosetón del mundo gótico y una de las que posee una nave de mayor altura entre las de estilo gótico europeas. Palma, a pesar de haber tenido una época de crecimiento económico sufrió un gran descenso demográfico debido a la peste negra de 1391 y a la inundación de la Riera, que atravesaba la ciudad, en 1403 causando varios miles de muertos. Entre los años 1451 y 1453 Palma soportó los asedios de las sublevaciones campesinas de los pueblos de Mallorca y entre el 1521 y 1523 fue el centro del movimiento agermanado, las Germanías. Entre estas rebeliones y los frecuentes ataques de los piratas turcos y magrebíes toda la isla sufrió una época de decadencia y una reducción de las actividades comerciales que duró hasta el siglo XVII. Este siglo se caracterizó por las bandas de bandoleros por lo que Palma quedó dividida en dos principales facciones: los Canamunt y los Canavall. El puerto resurgió debido a la expansión del corsarismo mallorquín pero a finales de siglo aumentó la persecución de la Inquisición a los descendientes de los judíos conversos, llamados chuetas.

En el año 1715, al final de la Guerra de Sucesión, fue la última ciudad hispánica en rendirse delante de las tropas de Felipe de Anjou. Fue entonces cuando el  nombre de Ciutat de Mallorca se cambió por el de Palma. En 1835, debido al movimiento liberal, de demolieron conventos e iglesias, típicas del barroco. La presión demográfica  hizo que se crearan barrios fuera de extramuros por lo que empezaron a demoler las murallas. Desde los años cincuenta del siglo XX el crecimiento demográfico ha sido notable. Hoy día es una ciudad cosmopolita basada su economía en el turismo. Palma tiene actualmente más de 400.000 habitantes (censo 2011) pasando a ser la octava ciudad más poblada de España. Su comunidad, Baleares, tiene 1.115.000 habitantes.



JAÉN


Bandera de la provincia de Jaén
Bandera de la provincia de Jaén






LEÓN


Bandera de la provincia de León




LÉRIDA


Bandera de la provincia de Lérida




LUGO


Bandera de la provincia de Lugo
Bandera de la provincia de Lugo





MADRID


Bandera comunidad de Madrid
Bandera de la provincia de Madrid

HISTORIA DE LA CAPITAL

En el paleolítico Madrid ya tenía asentamientos de pueblos como demuestra los restos arqueológicos hallados en las terrazas del río Manzanares, Jarama y Henares. Pero quienes fundaron la ciudad fueron los árabes a finales del siglo IX, donde el emir Mohamed I levantó una fortaleza en el lugar que hoy ocupa el Palacio Real. La función de dicha fortaleza era la vigilancia de los pasos de la sierra de Guadarrama para proteger Toledo que era la antigua capital visigoda. En el 932 Ramiro II, en plena reconquista, la intenta ocupar. En el año 977, Almanzor, comienza su campaña en Madrid. Esta pasó a formar parte del reino taifa de Toledo cuando se desintegra el califato de Córdoba. El nombre de Madrid viene del morisco Magerit y sus sucesivas variantes: Mageridum, Magritum, Matritum, Mayrit.

Escudo de la provincia de Madrid
Escudo de la
provincia de Madrid
Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI de Castilla, la ciudad pasa a manos cristianas, pero cambia varias veces de manos moras a cristianas, siendo conquistada finalmente entre 1083 y 1085. Madrid se va consolidando como villa castellana cuyos privilegios son confirmados en 1123 por Alfonso VII de León y en 1202 por el fuero promulgado durante el reinado de Alfonso VIII de Castilla.

Durante la primera mitad del siglo XIV aumenta su importancia por su situación estratégica en las vías pecuarias. En  las Cortes de Alcalá de 1348, Alfonso XI de Castilla fija en veinticuatro ciudades que tienen derecho a estar representadas en las Cortes de Castilla y Madrid es una de ellas. Juan II, mantuvo a Madrid su derecho de representación a pesar de reducirlas a dieciocho. En mitad de siglo Madrid era frecuentada muy a menudo por los monarcas de la dinastía Trastámara (Enrique II, Juan II y Enrique IV) para practicar la caza. Durante el siglo XV Madrid sigue creciendo y llega hasta los 50.000 habitantes. Durante este siglo, en 1492, son expulsados los judíos, con la posterior destrucción de la judería de Lavapiés.


En junio de 1561 se establece la corte real en Madrid trasladándola desde Toledo con el reinado de Felipe II. La ciudad empieza a crecer vertiginosamente construyendo edificios nobiliarios, monasterios, conventos, iglesias, etc... Felipe III construye la Plaza Mayor y amplía jardines y terrenos de los Jardines del Retiro. Durante el reinado de Felipe IV la capital vivió un período esplendoroso cultural con Cervantes, Quevedo, Góngora, Velázquez, Lope de Vega o Calderón de la Barca. Felipe V inicia la construcción del Palacio Real en el antiguo solar del alcázar. Carlos III hizo paseos, alcantarillas e iluminación pública, pavimentó calles y construyó monumentos.

En 1808, en febrero, Napoléon, con la excusa de que el bloqueo contra Inglaterra no se respeta en todos los puertos españoles, según el pacto secreto de Fontainebleu de 1807(dejar paso libre por España a los franceses, para  invadir Portugal), envía un poderoso ejército al mando de su cuñado el general Murat. Al mismo tiempo, tropas francesas entraron por Cataluña ocupando las plazas que encontraban a su paso. De esta forma, a lo largo de febrero y marzo de 1808, ciudades como Barcelona y Pamplona quedaron bajo dominio francés. Con el motín de Aranjuez los madrileños derrocan a Carlos IV  y  ponen en el trono a su hijo Fernando VII pero cuando éste regresa a Madrid se encuentra a Murat ocupando la ciudad. Tanto el padre como el  hijo se encuentran virtualmente presos de Napoleón y éste les hace llamar a Bayona. Ante la ausencia de reyes la población de Madrid empieza a concentrarse en la Plaza Mayor, el dos de mayo de 1808. La revuelta va aumentando y miles de madrileños son fusilados por orden del general francés. Napoleón nombra a su hermano José I (Pepe Botella) como rey de España y se inicia la Guerra de Independencia que duró hasta 1814 con la expulsión de los franceses. Fernando VII vuelve a ocupar el trono con el Tratado de Valençay. Durante la guerra las cortes se trasladaron a Cádiz promulgándose la primera Constitución Española, llamada popularmente "La Pepa". Fernando VII, al llegar al trono, la deroga, disuelve las cortes y se inicia una etapa absolutista.

Madrid en 1871, con Amadeo I de Saboya, sucesor de la reina Isabel II, la cual fue obligada a abdicar, cuenta  con 400.000 habitantes. Se abren las primeras lineas de tranvía que unen la Puerta del Sol con los barrios más alejados. No para de crecer desde entonces, económicamente,culturalmente y poblacionalmente convirtiéndose en una de las capitales más importantes del mundo. Hoy día Madrid es la capital del Reino de España. La comunidad de Madrid tiene actualmente una población de 6.500.000 (2011) y su capital cuenta con 3.300.000 habitantes (2011). Su área metropolitana tiene 6.000.000 h.


MÁLAGA


Bandera
Bandera de la provincia de Málaga


HISTORIA DE LA CAPITAL

Se sabe de asentamientos humanos en Málaga desde al menos unos 40.000 años como lo demuestran las pinturas rupestres de las cuevas de Nerja. La ciudad fue fundada por los fenicios, con el nombre de Malaka, en el siglo VIII a. de C. siendo una de las ciudades más antiguas de España y de Europa. El poblado fenicio se asentó muy cerca del cerro donde hoy se sitúa La Alcazaba.  Desde finales del siglo VI a. de C. y hasta el año cero la costa malagueña estaba habitada por libios y fenicios. La dominaron después los cartagineses y posteriormente pasó a dominio romano a principios del siglo II  llamándose Malaca. A lo largo de los siglos III y IV Málaga sufre grandes cambios económicos y sociales. Posteriormente el Imperio Romano entra en una decadencia que dio paso al  dominio de los pueblos germánicos y de los bizantinos, que en el año 411, el emperador Justiniano I, conquistó Málaga convirtiéndola en la capital de Spania hasta que son expulsados por los visigodos a principios del siglo VII. 

Escudo de la provincia de Málaga
Escudo de la
provincia de Málaga
En el año 711 invaden España los muslmanes los cuales se asientan durante ochocientos años. De esta época es uno de los hijos más ilustres de la ciudad: Ibn Gabirol, filósofo y poeta judío. La rebelión más importante contra los califas de Omeya se produjo  a finales del siglo IX, la cual fue capitaneada por Omar Ben Hafsún y sus hijos, cuyo centro se situó en Bobastro, en la provincia de Málaga. El sistema político y social implantado por el Califato de Córdoba brilló con prosperidad hasta que en el año 976 muere al-Hakam II, y su único hijo, Hisam II, menor de edad, sube al trono. Surgen anomalías que con el tiempo llevan a la destrucción del califato y se fracciona el territorio en Taifas. Se producen sucesivos imperios bereberes y almohades desde el siglo XI hasta el XIII y la ciudad sufre un gran auge económico.  Durante la época nazarí la ciudad cuenta con 15.000 habitantes.
La reconquista cristiana culmina con la conquista del reino de Granada y con un episodio sangriento al conquistar Málaga en el año 1487. La población fue castigada a la esclavitud o a la muerte. Solo veinticinco familias pueden permanecer en málaga, en el recinto de la morería, como mudéjares. Bajo el dominio cristiano la ciudad se va agrandando dando lugar a barrios en extramuros como Los Capuchinos o La Trinidad. Durante esta época se inicia la construcción de la catedral de Málaga. Del siglo XVI hasta finales del XVII la ciudad entró en una etapa de inestabilidad, epidemias, malas cosechas, inundaciones e incluso terremotos. Es con el siglo XVIII que Málaga empieza a recuperarse. A finales de este siglo y a principios del XIX nace en la ciudad una alta burguesía en torno a dos grandes familias: Los Larios y los Heredia, que convierten a Málaga en el segundo centro industrial de España.

En 1880 la ciudad entra en una grave crisis económica. Se cierran las fundiciones malagueñas, se derrumbó la industria azucarera y sus viñedos sufrieron graves plagas que hundieron ese mercado. Los principios del siglo XX son una época de reajustes y conflictos sociales y hacen posible un republicanismo de la población y un movimiento obrero que afianza su posición social. En 1933, durante la II República sale de Málaga el primer diputado del Partido Comunista de España. Fue ocupada por las tropas franquistas el 7 de febrero de 1937 y la represión fue de las más duras de toda la dictadura militar con miles de fusilados. 

Desde mitad del siglo XX Málaga sufre un gran aumento del turismo convirtiendo a la Costa del Sol en un boom turístico a nivel mundial. La provincia de Málaga tiene una población de 1.640.000 (2012) y su capital  570.000, siendo la sexta ciudad más poblada de España.




MELILLA


Bandera de la ciudad autónoma de Melilla





MURCIA


Bandera de la provincia de Murcia


HISTORIA DE LA CAPITAL 


NAVARRA


Bandera de la provincia de Navarra




ORENSE


Bandera de la provincia de Orense





PALENCIA


Bandera de la provincia de Palencia




LAS PALMAS 


Bandera de la provincia de Las Palmas







PONTEVEDRA


Bandera de la provincia de Pontevedra




LA RIOJA


Bandera de la provincia de La Rioja






SALAMANCA


Bandera de la provincia de Salamanca


SANTA CRUZ DE TENERIFE


Bandera de la provincia de Santa Cruz de Tenerife



SEGOVIA 


Bandera de la provincia de Segovia




SEVILLA


Bandera de la provincia de Sevilla



SORIA


Bandera de la provincia de Soria




TARRAGONA


Bandera de la provincia de Tarragona





TERUEL


Bandera de la provincia de Teruel






TOLEDO


Bandera de la provincia de Toledo






VALENCIA


Bandera de la provincia de Valencia



VALLADOLID


Bandera de la provincia de Valladolid




VIZCAYA


Bandera de la provincia de Vizcaya




ZAMORA


Bandera de la provincia de Zamora





ZARAGOZA


Bandera de la provincia de Zaragoza








(PÁGINA EN CONSTRUCCIÓN)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada